¿Qué es ser judoka?

De entre las artes marciales que florecieron en la tierra del sol naciente el Judo es considerado como una de las disciplinas más armoniosas y elegantes, pero en la misma medida es reconocida como contundente y poderosa… Un arte nada fácil de dominar.

Es por ello que convertirse en un Judoka, el término usado para referirse a los practicantes del Judo; no se basa solamente en desarrollar una destreza física para aplicar adecuadamente el gran compendio de técnicas y movimientos que distinguen esta disciplina marcial, también incluye un entrenamiento mental y espiritual para transitar este “camino de la armonía” desarrollado en Japón a finales del siglo XVI.

judokas niños

Los judokas: mucho más que aprender un arte marcial

El Judo fue concebido por el sensei Jigoro Kano basándose en dos de los estilos de lucha cuerpo a cuerpo empleados en combate por los antiguos samurái, es por ese motivo que también adopta una gran parte de los valores éticos y principios morales de estos admirables guerreros de la era medieval.

De aquí nace una parte importante de lo que diferencia al Judoka del resto de los otros discípulos de artes marciales: El Judo trabaja en despertar una mente simple y sabia, como verdadera herramienta para el crecimiento en el arte marcial, inculcando un respeto por su oponente y si mismo como medio para el crecimiento en el campo de pelea.

De hecho, la complejidad y agresividad de los movimientos deportivos descritos al realizar las técnicas de Judo tienen un tal potencial para causar lesiones en el contrincante que sin un norte moral y valores muy bien definidos el Judo no podría existir como lo conocemos, y es en este respeto mutuo que dos judocas pueden confiar entre sí.

Las enseñanzas morales que hacen de un practicante del Judo un Judoka

judoka

Posteriormente a la creación de la disciplina el sensei Shozo Awazu redactó un código moral adaptado específicamente al Judo, a parte del código de los Samuráis (el maestro Kano acoplo las técnicas que fueron filtradas a la forma deportiva actual por el sensei Kyuzo Mifune), estas enseñanzas son inculcadas en los discípulos desde las primeras sesiones, sembrando la semilla de valores que se florecerán tanto dentro como fuera del tatami.

Como punto angular de estas enseñanzas de los judocas, se encuentra el respeto y la ayuda mutua, el primero nos permite controlar nuestros impulsos y amar las enseñanzas que han trascendido por los años, y la segunda se centra en una realidad comunitaria. Si bien las técnicas son realizadas por uno mismo, es imposible perfeccionarlas sin un compañero, y si se trata de un oponente en una competencia este nos ofrece la oportunidad para desarrollar nuestro potencial al máximo posible.

Ocho normas morales

Estos dos valores van de la mano en el arte del Judo, y se manifiestan en estas ocho normas morales que siguen todos los judokas alrededor del mundo:

  1. Sin respeto no puede haber confianza
  2. Honor es ser fiel a la palabra dada
  3. La cortesía es respecto hacia los demás
  4. Ser sincero es hablar sin ocultar lo que piensas
  5. El valor nos impulsa a hacer lo correcto
  6. Ser modesto es poder hablar de ti sin orgullo
  7. El autocontrol es saber callar cuando aumenta nuestra ira
  8. La amistad es el más fuerte y puro de los sentimientos humanos.

Es gracias a estas reglas que un practicante de judo entiende realmente qué es ser un judoka.

Si queréis saber más sobre judokas estar atentos pronto más blogs interesantes en Todas las artes marciales

Comparte si te ha gustado ;)

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Artículos de Relacionados

Los mejores peto de karate

El uso de protección cuando se está practicando algún arte marcial como el karate es imprescindible para mantener la integridad física. Entre ellos está el

Más sobre artes marciales

Artículos relacionados sobre Artes marciales

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *